4 Tips para mantener en estado óptimo a tu Caballo Frisón

El caballo Frisón es una de las razas equinas más deseadas por el porte y la elegancia que tiene. Su pelaje unicolor y la habilidad que demuestra para superar obstáculos lo han convertido en la opción preferida para torneos de salto. Su anatomía facilita a los jinetes cualquier prueba y a su vez les da cierto estándar por la gracia que tienen cuando galopan. Por estas características, existen algunos cuidados del caballo Frisón que debes seguir.

1 Adiestramiento, un aspecto básico en los cuidados del caballo Frisón
2 ¿Cómo cuidar su piel?
3 ¿Cuáles son las partes delicadas?
4 Protege su salud dental

Adiestramiento, un aspecto básico en los cuidados del caballo frisón

Los cuidados de este caballo en particular van más allá de los aspectos básicos. El comportamiento de esta raza es bastante respetuoso. Suelen ser fieles y leales a sus dueños, así como inteligentes y dispuestos a aprender, por lo que entrenarlos no es una actividad más complicada de lo normal. Su capacidad para relacionarse con otras personas es bastante amplia, sin embargo, es un corcel que solo obedece a su dueño.

 

A pesar de su gran tamaño, el caballo Frisón es bastante débil. Si se somete a estrés la criatura puede sufrir graves enfermedades. Por este motivo, dentro de los cuidados del caballo Frisón, es recomendable que mantenga un trato constante con el veterinario para evitar incidentes como espasmos, tirones o contracturas. Además de ser inteligentes, los frisones son bastante sensibles y esperan ser queridos o respetados de la misma forma que ellos lo hacen.

¿Cómo cuidar su piel?

Generalmente el cuidado debe comenzar en el entorno del animal. Esto quiere decir, que se debe mantener en perfecto estado la caballeriza. Esto es importante porque al estar al tanto de los daños superficiales que puede sufrir ayudará a que el caballo se mantenga en buen estado y conserve el brillo de su color. Procura remover tanto pelo suelto como sea posible haciendo uso de una almohaza o rasqueta. Es necesario cuidar la cola y la crin de la misma forma que lo haces con el resto de su pelaje.

Las zonas más importantes dentro de los cuidados del caballo frisón en relación a su pelaje son las rodillas, la frente y, por supuesto, la parte de abajo para evitar que el corcel arrastre el mismo. Bañe regularmente al caballo, pero no utilice champú de forma frecuente, esto afectará el color característico de la criatura.

Muchos especialistas recomiendan no cortar el pelaje del caballo para que crezca de una forma natural, pero esta decisión varía mucho y sobre todo dependiendo de las funciones que cumplirá en el hogar.

¿Cuáles son las partes delicadas?

Por cuestiones de higiene, es importante realizar constantemente limpiezas en las orejas de los frisones porque esto contribuye a una buena salud auditiva. Para esto puedes utilizar una toalla de material flexible para que puedas llegar a todos los rincones. Si observas que el caballo está inquieto es necesario que lo saques para dar una vuelta y distraerlo, de forma que no rechace la jornada de limpieza necesaria.

 

Como si se tratase de un humano, para limpiar sus orejas no debes profundizar en el orificio para evitar lesiones en el sistema auditivo del animal. No es necesario que realices el proceso diariamente, pero procura no descuidar la higiene de las orejas. Cepilla sus extremidades y deja que sacuda la cabeza si presenta algún malestar.

Protege su salud dental

Uno de los principales cuidados del caballo Frisón recae en el cuidado de sus dientes. Además de evitar enfermedades, el animal conservará la personalidad risueña. Debes considerar que los dientes de este corcel crecen a lo largo de su vida y casi siempre de manera desigual, lo que ocasiona dolores y puntos agudos en la dentadura. Si cuidas constantemente los dientes podrás evitar que el caballo sufra de indigestión por alimentos mal masticados.

 

Leave a Reply

¡Sé el primero en comentar!

Notificación de
avatar
wpDiscuz