Cómo contratar a un entrenador para tu frisón

Entrenar a un frisón para que obedezca órdenes y trabaje con un jinete toma tiempo y el aprendizaje de buenas técnicas de entrenamiento. Si quien posee al animal no puede invertirle el tiempo necesario para capacitarlo, contratar a un entrenador es una excelente opción. Un entrenador de caballos experimentado dará muchos mejores resultados con un caballo en un tiempo más corto de lo que será que el dueño del equino lo haga por su propia cuenta.

Aquí ponemos algunos pasos que se recomiendan seguir:

– Llamar a clubes hípicos o centros de entrenamiento locales que se enfoquen en el tipo de monta deseada y que conozcan de esta raza, o hablar con amigos que ya tengan caballos y experiencia con entrenadores para que ellos puedan proporcionar una lista de los que ellos consideran que desarrollarían una actividad de calidad.

– Preparar una lista de preguntas para hacerle a cada entrenador en el primer contacto telefónico que se establezca con ellos, todas dirigidas a conocer si cuenta con alguna certificación, así como su filosofía y experiencia entrenando equinos.

– Hacer una lista con el nombre de cada entrenador, la cual puede servir como referencia cuando se hable con éstos con el objeto de escribir respuestas o datos que cada uno proporcione. Esta lista una vez completada podría también ayudar a determinar al mejor entrenador de acuerdo a las necesidades del dueño del animal, brindando información detallada sobre cada uno en un formato fácil de leer. Se puede hacer a mano o a computadora, de acuerdo a la comodidad de la persona.

– Establecer un tiempo o calendario para visitar las instalaciones que luego de las llamadas telefónicas y evaluaciones preliminares se hayan considerado como las idóneas para el entrenamiento del frisón.

– Discutir con el entrenador el tipo de capacitación o habilidades en las cuales el dueño del animal está interesado en que desarrolle, así como el calendario y los costos asociados con el entrenamiento, mientras se hace una buena revisión de las instalaciones.

– Se puede solicitar la posibilidad de poder observar al entrenador, mientras está trabajando con otros caballos. Esto podría ser un factor decisivo en la contratación o no de los servicios.

– Leer el contrato de servicios cuidadosamente. Tomar nota particularmente de las cláusulas de cancelación, así como las disposiciones relativas a la respnsabilidad que el entrenador debería tener si el caballos se lesiona durante el entrenamiento. Es normal que el entrenador incluya una cláusula que implique la limitación de la responsabilidad del dueño del caballo, si es que el entrenador también llega a sufris alguna herida de parte del frisón.

Consejos

– Buscar un entrenador de caballos certificado que tenga una filosofía atractiva para el dueño del animal, por ejemplo la equitación natural

-A medida que se progrese con el frisón, hay posibilidad que se necesite un entrenador diferente al que se contrató inicialmente, y de hecho éste debería recomendar a uno nuevo, en el caso que no pueda continuar con el entrenamiento que desea el dueño del caballo.

– El dueño del frisón no debe olvidar que es necesario pasar mucho tiempo con el caballo para construir una sólida relación, incluso cuando el entrenador contratado está trabajando los fundamentos básicos.

– Trabajar con un entrenador puede ayudar a mejorar las habilidades de equitación a medida que se trabaja con el caballo.

No hay que basar la decisión únicamente enfocándose en el precio cobrado por el entrenador, ya que contratar a uno económicos y que no tenga las habilidades adecuadas para entrenar podría generar no sólo pérdidas de dinero y molestias, sino también algún daño físico para sí mismo, el frisón o su dueño.

Leave a Reply

¡Sé el primero en comentar!

Notificación de
avatar
wpDiscuz