Cuidado de los oídos del frisón

El siguiente escrito maneja dos perspectivas: la primera orientada a la limpieza de los oídos del frisón como una rutina que debe hacerse por cuestiones de higiene y la otra orientada a realizar la limpieza apropiada de estos órganos para mantener la buena salud de ellos y así evitarle molestias al frisón.

Cuando limpias los oídos de tu frisón, la mejor cosa para usar es probablemente una toalla porque es suave y flexible. Así de esta forma podrás llegar hasta el último rincón de las orejas de tu caballo. Si el caballo es muy alto es recomendable utilizar un banco o una pequeña escalera para estar lo más alto posible y tener cómodo y completo acceso a las orejas. Si tu caballo se asusta mucho cuando manipulas cerca de sus orejas, es un buen momento para sacarlo a dar un paseo, porque lo último que quieres es que tenga miedo de esta actividad. Una vez que se haya despejado se puede regresar a intentar nuevamente.

Ahora se procede a pasar la toalla de forma cuidadosa por las orejas del caballo, hasta obtener todo tipo de polvo y suciedad que se colocado en el interior del oído y se hace de buena forma el caballo sentirá como caricias y se sentirá cómodo cuando le limpien sus orejas. También existe la posibilidad de usar un cepillo largo con el cual se tallará suavemente la oreja del animal para quitar la mugre pegada.

Al igual que sucede con los seres humanos cuando se limpian los oídos que hay que evitar llegar al canal auditivo lo mismo sucede con los frisones, no hay que ir muy profundo porque pudiera resultar en el daño del sentido del oído del animal.

Generalmente las orejas de los caballos no necesitan ser lavadas con tanta regularidad, pero no se debe olvidar que son lugares cuya higiene hay que tomarse en cuenta pues el lodo o insectos voladores pueden introducirse en éstas.

Al momento que se perciba una molestia en alguno de los oídos del frisón, sí es recomendable realizar la evaluación del área mediante las siguientes instrucciones:

1) Examina sus orejas. Para esto se puede usar una linterna o colocarse muy cerca de una luz artificial o la del sol

2) Busca manchas o acumulaciones de lodo

3) Agarrar la oreja del caballo en una mano y con la otra sostener un cepillo largo y estrecho

4) Colocar las cerdas del cepillo apuntando hacia el interior de la oreja de su frisón

5) Cepillar hacia arriba y hacia abajo varias veces. El caballo podría tratar de alejarse pero después de unos pocos toques, éste debería relajarse, por lo que se puede ir introduciendo el cepillo poco a poco, con mucho cuidado y no del todo

6) Detente y permítele que sacuda su cabeza. Esto hará que los restos sean lanzados hacia afuera, en lugar de que queden dentro de su oído

7) Cepilla el otro oído y déjale sacudir su cabeza

8) El pelo de la oreja debe ser recortado cuando es absolutamente necesario, como en el caso que exista una lesión en el oído debido a la picadura grave de un insecto. Cortar solamente la cantidad de pelo que sea necesaria para ver el área adolorida o mordida de la oreja de tu frisón

9) Mojar un pañuelo grande de algodón en un poco de agua tibia jabonosa y de manera muy cuidadosa lavar la zona donde existe el dolor. Nunca hay que dejar que caiga agua el oído del caballo

10) Aplicar una pomada antibiótica general en el punto de la llaga

Leave a Reply

¡Sé el primero en comentar!

Notificación de
avatar
wpDiscuz