Cómo entrenar a tu frisón

Es muy conocido que el caballo frisón tiene una larga historia, ya que uno de sus ancestros data los primeros equinos que se conocen del norte de Europa. Con el desarrollo de la raza, algunos ejemplares fueron utilizados para actividades de agricultura en el campo o como caballos para carruajes.

Hoy en día los frisones son populares por una amplia gama de actividades que pueden desempeñar, incluyendo trabajo con arnés y doma. Independientemente de lo que se quiera hacer con el frisón, al momento de entrenarlo se necesita tomar en cuenta las siguientes instrucciones:

1) Permite a tu frisón un tiempo más largo de reacción a la orden que le comunicas que a otras razas de caballos. Como frisones ellos tienen un tiempo de reacción lento por naturaleza, lo que podría llegar a afectar a las personas que no están acostumbradas a tratar la pereza de las razas. Sin embargo, los frisones no son perezosos.

2) Regálales elogios verbales y caricias cada vez que tu frisón realice algo correctamente. Debido a que los frisones están tan enfocados en complacer a las personas en las cuales ellos confían, esta raza necesita ser recompensada inmediatamente y así ellos sabrán que tú estás interpretando sus señales correctamente. Sin elogios, tu frisón puede dudar sobre la interpretación de tus señales.

3) Debes estar comprometido durante todo el entrenamiento y sesiones de monta, así le podrás proporcionar señales consistentes a tu frisón. El ejemplar constantemente estará monitoreando tu comportamiento y lenguaje corporal para orientarse acerca de lo que harás próximamente. Si le das señales mezcladas (incluso muy sutiles) el caballo puede confundirse.

4) Utiliza tu voz para ayudar a tu frisón a entender lo que le estás solicitando, enséñale gradualmente una gama de comandos verbales como: “whoa” “atrás” “arre” y “medio (galope)”. Los frisones tienden a comprender los comandos verbales rápidamente,  siempre que seas consistente. Aunque no siempre usarás estos comandos en la cabalgata, son excelentes para arremetidas.

5) Mejora los niveles de aptitudes de tu frisón gradualmente.  Esta raza puede quedarse sin aliento fácilmente, así que debes monitorear su respiración y atender cualquier otra indicación que es indicio de cansancio. En este caso debes detener la sesión de entrenamiento antes que esté completamente exhausto. Nuevamente esto pudiera parecer una característica de extrema pereza para alguien no familiarizado con la raza, pero los frisones necesitan un mayor acondicionamiento físico para alcanzar su plena forma de capacidad.

Recomendaciones y advertencias

Debes estar preparado y atento sobre los movimientos de tu frisón antes de comenzar tu primera sesión de monta. Son una raza grande, los frisones tienen más poder en el trote que el que podrías necesitar. Incluso se ha conocido el caso de jinetes experimentados quienes han sido lanzados fuera de la silla de montura cuando experimentan en trote sobre un frisón por primera vez.

Evite castigar a su frisón. Callarse el elogio es suficiente escarmiento para esta raza tan sensible. Propinarle un latigazo al frisón, aunque  sea una sola vez, puede destruir su confianza y la que haya depositado en ti.

Leave a Reply

¡Sé el primero en comentar!

Notificación de
avatar
wpDiscuz